La pobreza será una de la principales preocupaciones de los españoles en 2013


  • Si en 2012 el principal problema para salir de la crisis fue el paro, en 2013 todos los españoles tendremos conocidos que atraviesen situaciones de extrema necesidad
  • Los expertos reclaman que el índice de la pobreza entre a formar parte de los indicadores que monitorizarán la salida de la crisis

Comenzar el año, haciendo un balance sobre la brecha social entre ricos y pobres, es un ejercicio vital para poder implementar el camino a nuestra anunciada recuperación económica. Puede que no sea para el 2014, ni para el 2015, pero lo cierto es que sin reconocer esta situación difícilmente se podrá poner remedio. El 21,1% de la población residente en nuestro país, empieza el nuevo año por debajo del umbral de riesgo de pobreza, según el INE. Las proyecciones van más allá: en 2022, menos de una década, España habrá, si todo sigue igual, 18 millones de personas caerán en este riesgo que conlleva la exclusión social, según  Intermón Oxfarm. 

Navidades especialmente duras en los comedores sociales

Estas Navidades han sido particularmente duras en los centros de asistencia familiar, todos al 100% de su capacidad. Las aportaciones a los comedores sociales españoles han aumentado un 20% respecto a 2011 y prácticamente todos los grandes ayuntamientos se han visto obligados a abrir nuevos comedores este año pasado. Sin embargo no es ni con mucho suficiente, estas organizaciones no dan más de sí y sus responsables advierten que ya no pueden alimentar a todos los que lo piden. Si en 2012, el mayor problema de los españoles fue el desempleo, en 2013 será, con todas las papeletas, la pobreza. Es decir, todos los españoles tendremos conocidos que atraviesen situaciones de extrema necesidad. Máxime, si como está dando a entender Rubalcaba, en febrero se sustancian los rumores de que el Gobierno acabe con la prestación de los 400 euros.

Todos los expertos, economistas y sociólogos,  coinciden en que es necesario mirar “frente a frente” a las cifras alarmantes sobre el avance de la pobreza antes de empezar a reflexionar cómo cumplir los objetivos económicos que nos marcará Bruselas en este nuevo ejercicio. Cumplir con el déficit, sí, pero teniendo en cuenta que es necesario evitar una “helenización” de la clase media. Un buen instrumento para empezar las cosas con “buen pie”  sería incluir, de una vez por todas, al índice de pobreza entre los indicadores clave para monitorizar la marcha económica de nuestro país y de su supuesta recuperación económica.

La pobreza en España, esa que los medios internacionales reflejan en sus ediciones, podría afectar casi al 40% de la población en una década como consecuencia de las medidas de austeridad y los recortes sociales de los últimos años. El perfil del ciudadano en riesgo de pobreza, es decir aquellos que más riesgo tienen de padecerlo, es de varón, menor de 45 años, que, como causa más frecuente, ha perdido su trabajo, afirma el informe de Intermon Oxfam. Por regiones, Barcelona es de las que tienen una de las situación más dramáticas, con turnos de hasta 21 días en algunos casos.

La pobreza aumenta también en la UE

Esta ola de pobreza, de la que alertan economistas y organizaciones, no será única en nuestro país. En la Unión Europea tampoco tienen hechos los deberes en cuanto a poner fin al aumento de las cifras de pobreza. España ocupa el puesto número nueve de los 27 países de la zona euro. Alemania, pese sus buenos resultados económicos y bajas tasas de desempleo, también arroja cifras alarmantes de avance de personas con riesgo de caer por el debajo del umbral de la pobreza.

Y es que en Alemania, uno de los países más ricos del mundo, la cifra de pobreza ya alcanza al 15% de la población, realidad que contrasta con unas de las tasas de paro más bajas de toda Europa. Por el contrarío, Bulgaria y Rumanía  encabezan la lista de los países dónde las desigualdades sociales muestran su cara más amarga, con un 49,1% y un 40,3%, respectivamente.  En Italia y Portugal, encontramos cifras de prácticamente el 25%.Y es que en Italia, y según las estadísticas del Instituto Istat, más de ocho millones de italianos se encuentran al borde de la indigencia.

Las causas son muchas, americanización del mercado de trabajo, mayor desempleo, recortes sociales, salarios más bajos y pensiones de miseria, pero la que más se cita en los últimos tiempos, descansa en las políticas de austeridad que se están implementando como medida para salir de la actual crisis económica que azota a Europa.

Sin embargo y aunque las recetas de austeridad llegan desde Bruselas a todos los países europeos, en algunos, como en Francia, y ante una realidad económica que se presenta como uno de los grandes males de nuestra década, se ha puesto en marcha un plan de choque para acabar con la pobreza, como el anunciado por el primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, el pasado mes de diciembre.

Con los datos sobre la mesa, la reflexión social está servida, pero también debe llevar a un nuevo planteamiento de las medidas económicas que para salir de la crisis se están adoptando en toda Europa.  

Desde FinancialRed recomendamos el siguiente artículo relacionado: El nivel de vida de los españoles ya cae más que en la Gran Depresión de EEUU

Imagen: http://www.euroxpress.es/

FinancialRed