Eurovegas, ¿Felicitarse o lamentarse?

Por principio todo gran proyecto generador de puestos de trabajo y riqueza me parece bien. En el supuesto de Eurovegas, lo que sucede es que desconocemos los términos reales de los posibles acuerdos negociados entre Las Vegas Sands Corporation y las Administraciones Publicas españolas, con lo que me resulta imposible tener una idea clara sobre sí será bueno o malo para Alcorcón, así como para el resto de la Comunidad de Madrid. La trayectoria profesional de Sheldon Adelson es muy controvertida y no parece estar presidida por la “bonhomía”. 

Su doctrina económica se encuentra próxima al “anarcocapitalismo” que defiende David Friedman, por la que todos los bienes y servicios públicos, incluida la policía, la administración de justicia, e incluso la elaboración de la propia Ley, pueden y deben ser producidos por el mercado libre. El modelo de desarrollo para sus proyectos, que busca Adelson, parece intentar llegar más allá incluso, apoyándose en las tesis defendidas por Patri Friedman, hijo de David y nieto de Milton Friedman –que fuera premio Nobel– activista anarcocapitalista, impulsor de micro naciones (comunidades totalmente independientes política, jurídica y económicamente, dentro de una nación) como forma de evolución que incremente la libertad de las personas. En la práctica este anarcocapitalismo termina sustituyendo las instituciones políticas y económicas tradicionales, por la “dictadura de las grandes Corporaciones”.

La negociación es la clave para que Eurovegas sea bueno para Alcorcón

¿Qué es lo que han negociado la Administraciones Públicas, cuánto lo han especificado y cómo lo han redactado?, será clave para comprender si este Proyecto constituirá una fuente de riqueza, directa o indirecta, para todo residente de la Comunidad de Madrid, o por el contrario las exigencias de subvenciones, exenciones fiscales, aportaciones económicas, desarrollo de nuevas infraestructuras, así como las derivadas de prestar los adecuados servicios de seguridad, urgencias sanitarias, bomberos, etc., originaran un déficit permanente en la relación ingresos/gastos de nuestras Administraciones públicas, que deberemos afrontar el resto de contribuyentes.

Considero que las modificaciones legislativas a las que ha obligado este proyecto pueden ser muy útiles para facilitar la presentación de otros muchos, lo cual me parece algo muy positivo, y así lo he manifestado en diversas ocasiones.

En cuanto a la incidencia del mismo, en el entorno económico inmediato, tengo mis dudas que resulte muy atractiva para el resto de los empresarios locales, ya que –según lo que se sabe de la estrategia planteada por Las Vegas Sands Corp.– sus promotores tienen la pretensión de apurar la captación de las plusvalías hasta el extremo, es decir que intentaran rentabilizar en propio beneficio cualquier sinergia, empresarial o inmobiliaria, que pudiera producirse. El propósito último, algo que no se ha ocultado, es controlar la oferta hotelera, así como la comercial, oficinas y residencial que se produzca en los diez años siguientes.

¿ Se quedará Las Vegas Sands con IFEMA?

Queda en el aire qué sucederá con el IFEMA, ya que Sheldon Adelson ha reclamado la exclusiva en la gestión y explotación de Ferias en la Comunidad.  También se desconoce quien asumirá la compra de los terrenos, si la Administración Pública o la sociedad privada que se cree al efecto por parte de los promotores de Eurovegas. De ser esta última se puede asegurar que el precio estará muy por debajo de esos 70€ que se están barajando por parte de los propietarios del suelo; ese precio sería incompatible con la rentabilidad que Adelson debe generar para sus inversores.

Estimo un precio, para el suelo no urbanizado, inferior a los 7€ por metro cuadrado. O mucho me equivoco o definitivamente el negocio de Eurovegas no será para los propietarios del suelo, el negocio será de los promotores del proyecto. Y, sinceramente, me parece bien que, independientemente del análisis de cada proyecto en particular, las plusvalías correspondan a los que se arriesgan y crean nuevos proyectos, no a los que se limitan a especular con el suelo.

¿Quién pagará la diferencia del precio de metro cuadrado?

En el supuesto de que la compradora del suelo termine siendo la Administración, está deberá proceder a la expropiación del mismo, para lo cual cuenta con la plena vigencia de la Ley del Suelo elaborada por el Gobierno Zapatero –tan denostada en su día por el PP, pero al día de hoy no modificada por Rajoy-, que otorgaría a esos suelos un valor medio inferior a los 5€ por metro cuadrado.

Si la Administración prefiere no expropiar y optar por la compra de los mismos, por no enfrentarse con los actuales propietarios, tendrá que terminar bonificando el precio a los promotores del proyecto Eurovegas. Desconocemos como se pretende tratar este asunto.
Quizás lo menos atractivo de este proyecto es que la mano de obra que contratará será, en su mayoría, de muy escasa cualificación, lo cual no redundará en el desarrollo de profesionales preparados para actuar en otros sectores más competitivos.

Confiemos en que el deslumbramiento de nuestros gobernantes por los espectaculares –y dudosos– doscientos mil puestos de trabajo futuros, no les lleve a la firma de compromisos ruinosos.

Desde FinancialRed recomendamos la lectura relacionada de:

  • Lo que de verdad esconde Eurovegas
  • Eurovegas en Alcorcón, cerca de la ciudad financiera del Santander

 

FinancialRed