Dónde domiciliar la nómina

Actualmente, domiciliar la nómina nos permite disponer de una cuenta nómina, que según con quién la contratemos, podremos percibir una serie de beneficios y así, poder incluso rentabilizar nuestro dinero. Además de los posibles beneficios económicos, también podremos domiciliar recibos pensiones, los sueldos, además de poder realizar operaciones bancarias y el uso de tarjetas. Hay determinados bancos como Selfbank, que nos permiten incluso traspasar capital desde nuestra tarjeta de crédito a nuestra cuenta de valores, para que podamos seguir operando en bolsa: comprar y vender acciones, trading, etc.

Lo primero que debemos hacer antes de decidirnos por una entidad bancaria en la que domiciliar nuestra nómina, es hacer una recopilación de las ofertas actuales para saber cuál nos va a resultar más rentables para nuestro caso personal. Así, conceptos como comisiones, rentabilidad o permanencia, deben ser los tres pilares a tener en cuenta en nuestra decisión.

Las comisiones por un lado, son de los aspectos básicos a valorar en nuestra decisión. Normalmente, se suelen incorporar comisiones en relación a transferencias, pero no de mantenimiento o administrativas. También debemos sopesar si la entidad bancaria nos oferta tarjetas de débito o de crédito, con carácter gratuito.

Tampoco te olvides de comprobar las permanencias que muchas de estas cuentas llevan asociadas, por ejemplo, cuando te ofertan promociones o regalos. En el caso de que incumplamos esa permanencia, tendremos que abonar una compensación a la entidad. Por último, hay ciertos bancos que ofrecen descuentos en los recibos que tengamos domiciliados, pudiendo percibir un porcentaje de los mismos.