¿Cuánto subirá la bolsa en 2013?

Acabamos de iniciar un nuevo ejercicio y las casas de análisis ya han sacado de la coctelera sus previsiones para este año. Como siempre las hay para todos los gustos: para los optimistas, para los pesimistas, para los soñadores, para los catastrofistas, para los realistas, para los ilusos, para los desanimados, etc. Pero les voy a contar una cosa: predecir lo que va hacer el mercado el año que viene no sólo es difícil, sino que es imposible.

La mayoría de analistas suelen decir que los mercados subirán “entre un 5% y un 10% anual”. ¿Por qué? Porque la media histórica a largo plazo se sitúa efectivamente en esa banda de rentabilidad. Pero si uno mira las rentabilidades de la bolsa (la americana, por lo menos, y en particular el S&P 500) año por año, uno se dará cuenta que raras veces la rentabilidad se ha situado entre el 5 y el 10%. La inmensa mayoría de los años la rentabilidad o bien ha sido negativa, o bien se ha situado por encima del 10%… y el año pasado no ha sido una excepción a la regla ya que el S&P 500 acumuló una rentabilidad cercana al 12%.

En bolsa: no es lo mismo el impacto a largo que el impacto a corto

Sé que habrá inversores que me dirán: “Hombre, Fernando, hay factores que sí pueden influir en la rentabilidad de las bolsas, como la valoración del propio mercado, el crecimiento económico, las perspectivas de beneficios, etc”. Sí, todos estos factores y muchos más impactan en la rentabilidad… pero lo cierto es que a corto plazo tienen poca o nula influencia sobre la ganancia del mercado de valores.

Para aquellos que quieren pruebas, le remito a un estudio realizado recientemente por la gestora norteamericana Vanguard (“Forecasting stock returns: What signals matter, and what do they say now?”). Los analistas de estas gestoras han testeado la predictibilidad de la rentabilidad de los mercados en función de una multitud de factores (precio/beneficio del año, precio/beneficio de los últimos 10 años ajustados por el ciclo económico, la rentabilidad por dividendo, el crecimiento de los beneficios, el crecimiento económico, los tipos de interés, las rentabilidades históricas, y un largo etc). Pues bien, todos (insisto, TODOS) estos factores no sirven para explicar la rentabilidad que obtendrá el mercado a corto plazo (a un año vista).

Desde FinancialRed recomendamos la lectura relacionada de: Pautas para saber dónde invertir o colocar nuestro dinero en 2013

FinancialRed