¿Qué mueve el precio de las acciones?

Hay muchos aspectos importantes que cualquier inversionista debe tomar en cuenta al momento de analizar una compañía. Productos, Ventas, Costos, Cuota de Mercado, etc. algunos de ellos tienen un impacto directo sobre el desempeño de la compañía; mientras que otros, son puntos de referencia puramente subjetivos para los analistas. Un error muy común en muchos inversionistas novatos consiste en relacionar directamente los aspectos fundamentales con el precio de la acción, por ejemplo: «El precio de XYZ aumentará porque en septiembre lanza al mercado un nuevo dispositivo móvil».
Es muy frecuente que el incremento en los precios de una acción sea asociado con aspectos fundamentales positivos. Algunos ejemplos de dichos eventos fundamentales positivos son:
  • Lanzamiento de nuevos productos
  • Incremento en Ventas 
  • Incremento en Ganancias / Acción
  • Recomendación de los analistas
«Si es positivo entonces aumenta el precio, si es negativo cae»
Un mito popular consiste en suponer que el precio de la acción de una compañía aumentará cada vez que muestre un incremento en sus ventas, ganancias o haga el lanzamiento de un nuevo producto.  Este tipo de suposición es una asociación directa entre el aspecto fundamental de la compañía (el producto, las ventas, etc) y el desempeño del precio de sus acciones.

Análisis fundamental

En el otro sentido, y aunque con menos frecuencia suele asociarse aspectos fundamentales negativos como demandas, despidos, reporte de pérdidas, etc con la caída en el precio de las acciones.

El siguiente diagrama es una representación del proceso de asociación directa que hacen los inversionistas.
La trampa detrás de la suposición
La razón por la cual es un grave error hacer suposiciones de incremento en los precios de una acción basados en aspectos fundamentales es que no existe una relación directa entre los dos. El precio de una acción aumenta o cae directamente por la relación de oferta y demanda y no por la cantidad de dinero en ventas de la compañía o el número de nuevos productos.
Casi siempre los inversionistas compran y venden acciones basados en su propio juicio de una compañía. La forma como los inversionistas perciben los aspectos fundamentales de una compañía es clave para determinar si quiere o no comprar sus acciones. Suponga que la compañía XYZ ha reportado un incremento del 10% en sus ventas anuales con relación al año pasado; para algunos inversionistas este incremento es estupendo y perciben un ambiente satisfactorio para invertir; mientras que otros, podrían pensar que no es un incremento suficiente.
La percepción es un aspecto puramente psicológico y subjetivo. Lo bueno y lo malo es relativo para cada persona y eso precisamente se refleja a diario en la bolsa de valores.
El precio se mueve a causa de la percepción de los inversionistas.
Para los amantes de las suposiciones directas, ésta es una dolorosa verdad. Le diré cómo funciona este proceso: un inversionista percibe un evento en los fundamentales como bueno o malo de acuerdo a su propio juicio y crea en su cerebro una expectativa positiva o negativa; es precisamente esa expectativa la que lo impulsa a tomar una decisión: Comprar o vender.
Si una compañía tiene un incremento en sus ventas y el inversionista lo percibe como algo bueno, su expectativa frente a los precios sería de «crecimiento». En otras palabras, el inversionista espera que los precios de la acción de dicha compañía aumente en el mediano plazo porque tuvo un incremento en sus ventas. Si el inversionista quiere aprovechar tal situación para ganar dinero, lo que hace es comprar acciones de la compañía y dicha compra se conoce como demanda; recuerde que la demanda hace que los precios aumenten.
En este ejemplo hipotético no fue el incremento de las ventas de la compañía lo que motivo la compra de las acciones, fue la percepción del inversionista!.

¿La percepción de los inversionistas mueven los precios de las acciones?
SI.  Los precios se mueven por causas puramente psicológicas y subjetivas. Si los precios se movieran exclusivamente por aspectos fundamentales, ¿cómo podríamos explicar que algunas compañías con muy buenos fundamentales tengan un precio muy bajo y otras con pésimos fundamentales tengan precios muy altos?.

La próxima vez que vea aumentar el precio de la acción de una compañía pregúntese ¿cuánto de ese incremento se debe a los buenos fundamentales y cuánto a la percepción de los inversionistas?.
Curso de Bolsa

Invertir en la bolsa – Curso Grátis de Bolsa